fbpx

Centralitas IP y teletrabajo en un año de pandemia

Las centralitas IP híbridas han sido protagonistas en este año de pandemia. La telefonía IP ha sido el gran aliado en el teletrabajo “forzoso” al que tuvieron que recurrir empresas y organismos para salvar las comunicaciones.

Centralitas telefónicas sin trabajadores y trabajadores sin centralita. Así es como se encontraron muchas empresas  cuando hace un año, con el inicio de la pandemia y el confinamiento, los trabajadores se fueron a sus casas a trabajar en remoto.

Las centralitas telefónicas convencionales se quedaron en la oficina sin llamadas que distribuir.

¿Qué hicieron muchas empresas? Darle a los clientes los números de teléfono móvil y contratar móviles para todo el mundo, o desviar las llamadas de la oficina a los móviles, de modo que para las llamadas entrantes ahora tienen coste. Muchos recurrieron a la telefonía móvil como medida de urgencia, sin contar con la solución de telefonía IP, es decir, Internet.

La solución a las comunicaciones pasa por Internet, con telefonía IP

El “paquete básico del teletrabajo forzado” comprende: una solución de escritorio remoto para conectarnos a los recursos de la red interna de la empresa, un túnel VPN para la seguridad de las conexiones, y telefonía IP para las comunicaciones y la colaboración, hablando como si estuvieras en la oficina.

Muchos de los que adoptaron inicialmente el teletrabajo a marchas forzadas, pero que implantaron las soluciones adecuadas, han podido mantener su actividad ola tras ola en esta pandemia y sin riesgos.

En Leader Redes y Comunicaciones llevamos más de 25 años instalando y manteniendo soluciones de comunicaciones IP. Y hace ahora un año, con el inicio de la pandemia, pudimos comprobar cómo nuestra opción de centralita IP híbrida era más útil que nunca a nuestros clientes.

La centralita IP híbrida, aliada del teletrabajo

Las centralitas IP híbridas permiten combinar una centralita convencional y la telefonía IP sin tener que interrumpir el servicio de telefonía en la empresa. Sin trastornos. Una vez finalizada la transición y comprobado que todo funciona correctamente, todo puede coexistir.

Como es posible utilizar ambas soluciones de forma simultánea, todos pueden seguir trabajando y haciendo llamadas mientras se realizan los cambios a IP. Y da lo mismo dónde se encuentren los usuarios porque con VoIP disfrutan de ubicuidad. Otra ventaja que ofrece y favorece la movilidad es la posibilidad de elegir entre terminales físicos o software (softphone).

Estas características de la central IP híbrida han sido fundamentales en el salto al teletrabajo. De un día para otro los trabajadores desaparecieron de las oficinas. Pero seguían trabajando en remoto, y las comunicaciones internas y externas de la empresa eran cruciales para continuar con la actividad. Todo se fue haciendo sobre la marcha, no había plan previo.

Las centralitas IP híbridas garantizan una coexistencia sencilla y sin interrupciones del sistema de telefonía convencional de siempre y la telefonía IP, una flexibilidad que le ha facilitado la vida a muchas empresas durante este último año.

¿Y al volver a la oficina?

La pandemia pasará y los trabajadores volverán a las oficinas, aunque conservando algún porcentaje de horas en teletrabajo, previsiblemente, gracias a la regularización de esta modalidad laboral. Para esta nueva situación “post-pandemia” en la que muchos trabajadores combinan la modalidad presencial y el trabajo en remoto, la solución de centralita IP híbrida vuelve a ser la opción más acertada.

A la vuelta a la oficina todo sigue igual, ya que la ubicuidad de los usuarios nos permite trabajar desde cualquier lugar, con teléfono físico, app, softphone en el PC. La situación es la misma en la oficina, en casa o en cualquier lugar con acceso a Internet.

La flexibilidad de las centralitas IP híbridas nos permite hacer cambios inmediatos. Podemos realizar modificaciones en las líneas del operador, “el número de la calle” con la portabilidad correspondiente, así como en las extensiones telefónicas IP. Al volver a la normalidad, solo volverán a desempeñar su tarea aquellos terminales que estaban “atados” a la centralita por su tecnología digital o analógica, o por los sistemas de radio en los terminales DECT.

Sin embargo, es poco probable que una vez iniciado el camino hacia la transformación digital en materia de comunicaciones se quiera volver al cien por cien al sistema convencional de comunicaciones y prescindir de nuevo de la telefonía IP. Por ello, apostamos por una solución híbrida que permita aprovechar los mejor de ambas tecnologías.

En Leader Redes y Comunicaciones llevamos apostando muchos años por la solución de la centralita IP híbrida y no nos equivocábamos. Ha sido la mejor y más fiable respuesta a las comunicaciones corporativas cuando más falta ha hecho en este año recién cumplido de pandemia. La pandemia pasará, pero las comunicaciones IP seguirán progresando.

Foto de Alex Andrews en Pexels

 Suscríbete al blog